JJ Top Cars

29/10/2022

Consejos

Los trucos infalibles para que el coche no te dé nunca más calambres al entrar o salir

Seguro que alguna vez al bajar o al entrar en tu coche y al tocar la puerta para cerrarla o abrirla te ha dado un calambre. Atento a estos trucos para que no vuelva a suceder.

Se trata, sin duda, de una sensación muy molesta y desagradable. Hablamos de ese peculiar momento en el que tu coche te da calambre cuando sales de su interior o entras al mismo, aunque lo más frecuente es que dicho “chispazo” se suela producir cuando te apeas de tu vehículo.

Ahora bien, ¿por qué tu coche te da calambre o te de la “bienvenida” o la “despedida” con un chispazo? Existen varias causas aunque la principal de todas y el auténtico “quid“ de la cuestión es la denominada electricidad estática.

Muchos años atrás y por el efecto del rozamiento del aire al circular o al estar en movimiento, los vehículos se cargaban de electricidad estática. Sin embargo, la propia legislación en materia automovilística y en prácticamente todo el planeta recomendó que los neumáticos empezaran a incorporar una banda de rodadura con una goma muy concreta (la denominada raya de cebra del neumático). Esta raya de cebra se ha venido fabricando en silicio y en negro de carbono, materiales que ayudan a descargar la electricidad estática del vehículo hacia al suelo gracias a sus apropiadas características de conductividad.

Por todo ello si alguna vez te ha dado calambre al bajar de tu coche, es más que probable que dicha raya de cebra del vehículo pueda estar ya muy desgastada o que simplemente no la tenía de fábrica.

Sin embargo, también te puede dar calambre tu automóvil por el efecto que produce el roce de tu ropa con la tapicería del coche, momento en el que también se puede crear electricidad estática. De esta forma, al tocar una parte metálica de la carrocería al apearte de tu vehículo, la electricidad estática creada por el roce de tu ropa con los asientos se descargará, produciéndose ese calambre o chispazo tan molesto.

Trucos para evitar un calambre al salir del coche

Uno de esos trucos es poner una funda especial en los asientos, concretamente esas fundas que tienen ciertas partes con bolas de madera. De esta forma, según explican los fabricantes de este tipo de asientos, la ropa que llevemos puesta no estará íntegramente en contacto con la tapicería original del asiento, por lo que la posible electricidad estática que se haya podido generar por dicho rozamiento sea muy poca o incluso nula.

Otros expertos consultados recomiendan el siguiente truco al bajar del coche: al cerrar la puerta del vehículo, hacerlo directamente con toda la palma de la mano abierta. De esta forma, esa mayor superficie de contacto entre nuestro cuerpo y alguna de las partes metálicas de la carrocería hará que la descarga eléctrica (o calambre) se reparta por toda la palma de la mano, sintiendo en menor medida (o incluso apenas notándolo) ese chispazo.

Otra recomendación que también suele funcionar, según los expertos y las investigaciones realizadas sobre este asunto, es la de colocar una de las manos sobre el pilar del parabrisas delantero (o pilar A de la carrocería, en el argot técnico), el techo o el marco metálico de la puerta antes de salir completamente del vehículo. Al tocar con una de tus manos una parte metálica del coche sin bajarse completamente del mismo, el proceso de descarga eléctrica se ha ido disipando, evitando, por tanto, ese contacto “violento” y directo que se produce directamente al bajar del vehículo y tocar la carrocería.

Sigue nuestro blog en JJ Top Cars y no te pierdas consejos y noticia muy interesantes.

Fuente de la noticia: autopista